cloro en el pelo

El agua clorada de las piscinas puede dañar el cabello y dejarlo áspero y sin brillo. El cloro es un potente desinfectante que reseca la piel y el cabello. Debido a esto, el cabello puede dañarse, quedarse débil y sin fuerza, llegando a romperse y caerse.

Es por ello que, tras bañarnos en agua clorada, conviene aclararnos bien el cabello con abundante agua y, a continuación, limpiarlo e hidratarlo con champú y mascarilla.