daño casco

Usar a diario el casco de la moto acaba dañando el cabello y, sobretodo, si el cabello ya está debilitado y sin fuerza. La acción de ponerse y sacarse el casco, si se realiza de una manera brusca, puede conllevar al arrancamiento del cabello.

Además de este riesgo por fricción física, también es importante saber que, el uso del casco durante un tiempo prolongado y, en días especialmente calurosos, acaba generando una mayor sudoración que se acumula en el cuero cabelludo y que se traduce en un exceso de grasa y falta de oxigenación.

Es por ello que, como recomendación, es aconsejable ir con precaución al ponerse y retirarse el casco de la moto y evitar utilizarla en días de calor excesivo; así como, mantener una higiene y limpieza del cabello, tras un largo día usándola.